Saltar al contenido

Panettone: Conoce la historia de este clásico navideño de Italia y la receta casera

  • Ingredientes
  • 5 minutos de lectura
La mesa navideña no sería completa sin el tradicional panettone, conocido también como pan dulce o pan de Pascua en América Latina. Se dice que este imprescindible de las festividades de fin de año tiene su origen en Milán, Italia. ¿Es esto cierto?
Existen muchas historias sobre quién lo inventó y cómo se creó el primer panettone. No obstante, y sin fuentes verificadas que lo confirmen, la versión más popular es que este postre surgió, como muchas delicias culinarias, de un accidente.
Según la leyenda, durante una comida navideña en la mansión de un duque milanés en el siglo XV, el cocinero quemó el postre. Entonces, uno de los sirvientes improvisó y preparó un pan con los ingredientes disponibles: huevos, harina, manteca y uvas. El resultado fue un pan que encantó a los comensales y se difundió rápidamente.
Más allá de la veracidad de estas historias, Milán es considerada la cuna de esta receta tradicional. Su conexión con el panettone es innegable, ya que lograron popularizar esta tradición en el resto de Italia durante el siglo XX, y posteriormente en América Latina gracias a la migración.
Aunque la receta original incluye harina, agua, frutas y fermentación natural, en la actualidad existen muchas variaciones según el lugar y las costumbres donde se prepare.
Hoy en día, se pueden encontrar desde el tradicional con frutas confitadas, hasta versiones con chips de chocolate, frutos secos o dulce de leche.
En Brasil, por ejemplo, es comúnmente llamado “chocotone” cuando contiene chocolate, y en Argentina, se suele consumir durante las cenas navideñas acompañado de sidra. En definitiva, el panettone es versátil en cuanto a estilos, por lo que la elección de cuál probar y cómo disfrutarlo es una decisión personal.

Cómo hacer panettone casero

Ingredientes

Para 6 personas
Harina de fuerza tipo 00 500 g
Levadura fresca de panadería 40 g
Azúcar 100 g
Leche en polvo 20 g
Azúcar invertido 20 g
Mantequilla 80 g
Huevos M2
Yema de huevo M 1
Sal g
Agua mineral 120 g
Ron moreno 15 ml
Agua de azahar 15 ml
Frutas confitadas 120 g
Uvas pasas de corinto 80 g
Huevos para pintar 1
Azúcar para decorar 28 g
Mantequilla para pintar g

Elaboración

Comenzaremos preparando una esponja el día anterior. Para eso en un bol echamos 200 g de la harina, el agua y la levadura disuelta en ella. Removemos con una cuchara de madera, tapamos con un plástico o un paño y dejamos levar lentamente en la nevera durante 12 horas.
Al día siguiente, sacamos la esponja de la nevera y la dejamos atemperar durante una hora en un lugar cálido de la cocina. Seguidamente en el bol de una robot amasador o bien en un bol si vamos a amasar a mano, echamos la harina que nos queda, la esponja, los dos huevos y la yema batidos, el azúcar invertido y la leche en polvo. Amasamos durante 10 minutos, dejamos descansar la masa cinco minutos.
Añadimos el azúcar, y la ralladura de naranja y amasamos otros 10 minutosdescansamos otros cinco. Hacemos la prueba de la membrana para comprobar que el amasado sea correcto, es decir estiramos con los dedos una bola de masa y vemos que forme un velo fino de masa que no rompe. Entonces añadimos la mantequilla en trozos pequeños y la sal, amasamos otros 10 minutos. Comprobamos de nuevo la masa.
Estiramos la masa en un rectángulo con cuidado y añadimos las frutas confitadas y las pasas, dándole unas vueltas hasta que las integremos en la masa. Boleamos la masa y la dejamos en un bol enharinado y tapada con un paño o un film hasta que leve en un lugar cálido y fuera de corrientes de aire.
Una vez levada, desgasificamos la masa con los nudillos y volvemos a bolear y ya colocamos la bola en un molde de papel de kilo de panettone o bien se puede dividir en dos de 500 gramos si queremos unos bollos más pequeños. Dejamos que leve de nuevo dentro del molde hasta que alcance el borde del molde de papel, esto puede ser hasta 5 o 6 horas después si la temperatura de la cocina es de unos 18 grados aproximadamente. Pintamos con huevo batido y le añadimos un poco de azúcar humedecida con unas gotas de agua y una bolita de mantequilla.
Precalentamos el horno a 180 grados, horneamos en el piso inferior durante 40 minutos. Una vez cocido, le pasamos por la base una aguja de tejer y lo colgamos boca abajo hasta que enfríe.

Con qué acompañar el panettone casero

Puede ser que estéis perezosos y os parezca muy laborioso hacer panettone casero, pero también os digo que por lo menos probéis a prepararlo estas navidades, veréis la diferencia que existe entre uno comercial y el casero, y por supuesto os quedaréis enganchados con la textura y el sabor inigualable del hecho por vosotros. Para acompañarlo, pues leche, té, café o nada, está tan delicioso que no necesita compañeros de viaje.

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en las estrellas para puntuarlo!

Puntuación media: 5 / 5. Votos totales: 12

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero.

Ya que te ha gustado este contenido...

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Sentimos que no te haya gustado!

¿Cómo podemos mejorar?

Etiquetas:
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Copyright © 2024 Cocina Caprice

Todos los derechos reservados

Queda prohibida la reproducción total o parcial

de los contenidos de esta web

0
¿Qué piensas? Por favor, escribe tu opiniónx
()
x